Festival del Choro

Cuando se trata de delicias gourmet únicas en nuestro país, no podíamos pasar por alto el famoso Festival del Choro y el Vino, este festival, que este año celebra su XII edición, se lleva a cabo cada año en el pueblo de La Esperanza.

Escríto por: Stephany Rivera

Cuando se trata de delicias gourmet únicas en nuestro país, no podíamos pasar por alto el famoso Festival del Choro y el Vino. Este festival, que este año celebra su XII edición, se lleva a cabo cada año en el pueblo de La Esperanza, cabecera municipal del departamento de Intibucá, en las últimas semanas de junio debido a la temporada en la que crece el ingrediente principal: El choro.

¿Qué es el choro?

El choro es un hongo amarillo y rojo que nace de manera natural en los bosques de los municipios La Esperanza, Yamaranguila e Intibucá, las zonas más altas y frías del país, y que hasta hace unos años, pasó a ser conocido más allá de la región por su importancia cultural y grastronómica.

Su temporada de crecimiento típicamente se da de mayo a principios de junio, saliendo con las primeras tormentas del año, y su recolección antes solo era hecha por los indígenas de las localidades, quienes mejor han manejado y perfeccionado recetas caceras con este ingrediente especial.

Los choros, además de su sabor particular, también sobresalen por su versatilidad. Pueden ser preparados en sopa de gallina india, en cremas para poner sobre pupusas y distintas carnes, en tacos, ceviche, pizza, anafres, asados o fritos. Nosotros tuvimos la oportunidad de degustar pupusas con crema de choros en uno de los puestos del festival, cortesía de Marcia Aguilera de Pupusas Mami Irma, quien con gusto nos explico más sobre los choros.

Además, tuvimos el gusto de poder visitar el famoso Restaurante Opalaca’s, uno de los mejores establecidos y populares en la localidad, donde el Chef del Restaurante La Bonita, Isaac Arbañil, degustó unas chuletas a la plancha bañadas en salsa de choros y nos compartió su reseña sobre el sabor dulce y distinguido de los hongos.

Festival del Choro 2018

También nos enteramos de que, lamentablemente, a medida que el choro se ha popularizado de manera internacional, captando cientos de miles de visitantes en los festivales, también aumenta su escasez debido a deforestación y malas prácticas de corte que no permiten que las setas se reproduzcan, haciendo que este manjar sea más costoso y reduciendo el tiempo en que los platillos en los que se usa el choro sea más corto y aún más especial.

¡Un platillo exquisito acompañado por los mejores vinos artesanales!

Aunque el choro sea la estrella del show, los vinos no se quedan atrás como acompañantes perfectos de los platillos del festival. Si hay algo en que los intibucanos son expertos es saber preparar frutas de muchas maneras, pero los vinos de la zona son espectalucares.

Moras, fresas, tamarindos, mangos, duraznos y hasta jaboticavas, arrayásn y papas son algunos de los ingredientes que se fermentan para crear la gran variedad de vinos que La Esperanza tiene que ofrecer durante el festival.

La sazón de Intibucá

Y aunque amemos las comidas tradicionales de Intibucá, no es todo lo que tienen que ofrecer. Paisajes, arquitectura, música, desfiles de carrozas, tejidos, alfarería y otras artesanías lencas también le dan vida y color al evento.

Nosotros disfrutamos mucho junto a todos los visitantes que visitaron desde el 21 al 25 de junio y nos llevamos un buen sabor de boca, que esperamos también hayan sentido todas las demás personas que vivieron esta fiesta gastronómica y cultural en el corazón de la zona Lenca.