Vinos y quesos, la perfecta combinación

¿A cuántos nos gusta disfrutar de una copa de vino al llegar a casa luego de un día de trabajo? Bueno, hoy te presentamos 4 razones para que la disfrutes aún más.

Escríto por: Stephany Rivera

Una buena forma de complementar la gran cantidad de sensaciones que nos ofrece un vino es acompañarlo bien con los sabores del plato que queremos servir. La idea del acompañamiento de un vino ha ido evolucionando a lo largo de los últimos años, en los que se ha escrito de todo acerca de las combinaciones más afortunadas de vinos y alimentos.

Las reglas tradicionales tienden a relajarse hoy en día. En la actualidad se permite el acompañamiento de la comida con cualquier tipo de vino, siempre que la combinación sea correcta, es decir, nada tiene de malo combinar un tinto con un pescado, siempre y cuando la combinación de sabores, texturas y acidez sea acertada.

Lo más importante y siempre debemos tenerlo en cuenta, el equilibrio: es muy importante que el sabor del vino y el de la comida se realcen mutuamente sin que ninguno domine sobre el otro, o lo que es peor, que lo anule. Por eso, las comidas ligeras suelen combinar bien con vinos ligeros y las comidas fuertes o especiadas con vinos fuertes, envejecidos y de mucho cuerpo.

Debemos tener en cuenta que la armonía en una comida bien ordenada debería conducir poco a poco a un punto culminante; lo mismo que la elección de los vinos. En general, conviene servir los blancos antes que los tintos; los secos antes que los dulces; los jóvenes antes que los viejos, sin perjuicio de que un vino blanco con mucho cuerpo pueda llegar después de un tinto joven y ligero.

Para poder disfrutar de una buena copa de vino, debemos tener en cuenta es la limpieza de la copa. A menudo los detergentes dejan rastros u olores que pueden acabar estropeando un vino. Por eso, conviene enjuagar muy bien la copa con agua y sacarla con una servilleta de tela, que no deje fibras, muy limpia y no perfumada.

A la hora de combinar vinos y quesos es muy importante cuidar el balance, sin embargo, debes saber que un buen vino blanco le va muy bien a una gran variedad de quesos que encuentras en el mercado local.

A continuación, te compartimos una guía rápida de como combinar fácilmente nuestros quesos con distintitos tipos de vinos.

Queso gouda Sula: Hace una excelente combinación con un vino Merlot, o un Merlot joven, acompáñalo con aceitunas y galletas saladas.

Queso Edam Sula: Va muy bien con un champagne, puedes acompañarlo con una mermelada de fresas frescas y pan tostado.

Queso Mozzarella Sula: Un Sauvignon Blanc será su perfecto complemento.

Queso cheddar Sula: Combinarlo con un Cabernet Sauvignon, siempre será una buena idea.

Sula cuenta con una variedad de quesos jóvenes y añejos, en presentaciones que se adaptan a cada ocasión, te invitamos a descubrir la combinación perfecta para ti.